¿Cómo comprar a granel?


Cuando comenzamos a tomar consciencia del daño que hace el plástico al planeta, los animales e incluso a nosotras mismas, una de las primeras medidas que tomamos fue la de comprar todo lo posible a granel.

No sabíamos nada. Nunca habíamos comprado a granel antes y creíamos que sería difícil y más caro. Nada que ver con la realidad.
Nos organizamos y vamos 1 o 2 veces al mes a comprar grano, frutos secos, cereal, legumbre, … y 1 vez a la semana a comprar lo fresco; verduras y fruta. Nos pilla cerca de casa.
Lo único que hemos tenido que hacer es ORGANIZARNOS mejor.
Ahorramos dinero, tiempo y comemos más variado.

Tenemos la suerte de vivir cerca de Barcelona lo que nos permite encontrar variedad a granel. Aún así, nos hemos de desplazar y volver cargadas a casa.
Cada vez que miramos nuestros residuos nos vale la pena ese “esfuerzo”. Prácticamente no hay ninguna bolsa de plástico de alimentos en nuestra basura. Algo impensable un año atrás.

Tenemos un kit de compra a granel que incluye:

  • Bolsas de algodón
  • Bolsas de plástico reciclado
  • Bolsa para meter la compra
  • Botes de cristal reutilizados

Las bolsas de algodón las usamos para comprar harinas, avena, semillas, hierbas, gluten (para el seitan), … Es decir todo aquello que puede filtrar con las de plástico reciclado. Lo hacemos así porque las de algodón pesan un poquito más (20g) y hay sitios donde no te las taran.

Las bolsas de plástico reciclado las usamos para comprar legumbres, arroces, pasta, fruta, verdura, pan, … pesan 7g que es muy muy poco. Y por tanto para cosas como los frutos secos (más caros) vale la pena no incrementar el gasto.

Las bolsas para meter la compra las usamos para meter todas las bolsas anteriores. Y cargar hasta casa.

Los botes de cristal los solemos usar para levadura nutricional. Ya que la compramos cerca de casa o para especias que también las compramos cerca de casa.

Cuando vamos lejos no nos vale la pena porque pesan mucho y son más delicados. Pero si vais en coche o no tenéis que cargar mucho rato con ellos también son una buena opción. Te los pueden tarar y son fáciles de conseguir para alguien que no usa plástico. Solemos comprar más en cristal.

Sabemos que muchas veces no es fácil. Donde vivís no hay tiendas a granel, están muy lejos, … 

Eso no debe servir de excusa para no hacer nada.
La fruta y verdura se encuentra con relativa facilidad en todos los sitios. Incluso en pueblos podéis hablar directamente con productores locales. Ellos encantados.
Hay cosas que serán más difíciles de conseguir. Una de las opciones es una vez al mes hacer una compra grande de legumbres, frutos secos, grano, semillas, … online. Hay tiendas que lo ofrecen y va sin plástico.
También es importante tener en cuenta que hay que adaptar el “zero waste”a nuestra vida para hacérnoslo más fácil y que el cambio sea duradero.
Se trata de reducir y evitar el plástico pero si nos genera una frustración puede causar el efecto contrario. Y eso no es lo que queremos.

Por eso es tan importante no compararnos con otras personas.
También señalar la importancia de hablar con los tenderos. Nosotras compramos en una verdulería de una pareja joven y ¡cada vez traen más cosas sin plástico!
Nosotras cada vez que vamos les decimos: “y las coles de Bruselas no pueden ser sin plástico” “y … no puede ser sin plástico”. Y el chico cuando va a comprar las cosas se acuerda y ya las trae sin plástico.
Es importante hablar porque hay mucha gente dispuesta a mejorar las cosas.
Este mismo chico nos dijo que cuando compran ciertas cosas le dan la opción de caja de madera o caja de plástico. Al parecer si lo pide en caja de madera le sube el producto unos céntimos más. Puede parecer poco pero para una tienda pequeña con márgenes ajustados puede ser la ruina. 

Con esto os quiero decir que en bastantes ocasiones el sistema no nos lo pone fácil. Pero no por eso hay que dejar de exigir mejoras y luchar por un mundo mejor.
Cada gesto importa.
En un mundo demasiado acostumbrado a la mentira dar ejemplo puede mover montañas.
Las cosas solo se pueden cambiar si nos ayudamos entre todos.